La Hora Violeta

 

La Hora Violeta

Témpera, papel pinocho y cola sobre lienzo

50 x 30 cm

LA HORA VIOLETA

Sergio Del Molino

Precio Nacional de Narrativa 2013

… En realidad vivo atrapado en la hora violeta …

En el poema de Eliot, la hora violeta es usa zona de la tarde en que los oficinistas están a punto de abandonar corriendo sus escritorios rumbo a la promesa de un beso, de un baile, de una cena, de una noche en que sus deseos se frustrarán de nuevo.

Es el temblor previo a la estampida.

… La hora violeta es un taxi que espera en marcha en la parada, con el motor encendido.

La hora violeta, en realidad, no existe más que como lugar de paso, como transición molesta y necesaria. Nadie vive en la hora violeta: la gente huye de hacia la vida real, hacia la vida normal. Yo tengo que aprender a escapar, pero no he encontrado la manera.

Mortal y Rosa, Francisco Umbral citado por Del Molino.

… Te escribo, hijo, desde otra muerte que no es la tuya. Desde mi muerte. Porque lo más desolador es que ni en la muerte nos encontraremos. Cada cual queda en su muerte para siempre.

Si supieras, hijo, desde que páramo te escribo, desde que confusión de lágrimas y ropas, desde que revuelta de desgana.

La Tierra Baldía. T.S. Eliot. citado por Del Molino.

En la hora violeta, cuando los ojos y las espaldas se levantan del escritorio, cuando el motor humano espera como en un taxi en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.